¿QUÉ ES LA JUNTA INTERCOOPERATIVA DE PRODUCTORES DE LECHE?

La Junta Intercooperativa de Productores de Leche (JIPL) fue fundada en julio de 1954, y está integrada por las cooperativas lácteas más importantes del país, que se encuentran en distintas provincias de la Argentina, agrupando a los productores de leche que industrializan su propia materia prima.

El principal objetivo de la entidad es la defensa de los intereses de los productores lecheros y de las cooperativas que ellos integran.

Es decir, nace con el productor agropecuario lechero, que a su vez tiene a su cargo la administración de la “empresa cooperativa”, y finaliza en el consumidor del producto lácteo terminado, transitando por lo tanto el camino que comienza en la leche cruda en el tambo hasta la góndola del supermercado o almacén.

Esta condición es quizás la mayor diferencia entre una empresa láctea cooperativa y las restantes industrias del rubro, ya que nuestra responsabilidad se inicia con la recolección de la leche del asociado, continúa con un adecuado destino y proceso de elaboración y finaliza con el producto final a disposición del consumidor.

Dicho así pareciera algo sencillo y normal, no obstante no son pocos los eslabones y actores que deben ser atendidos en este “circuito” que realiza la materia prima hasta alcanzar el mercado interno o el externo.

Lo que no se ve

En esta cadena de valor cooperativa el productor es el punto de partida, es decir, el “dueño” de la entidad a la que pertenece, que a su vez debe asumir la responsabilidad de integrar el consejo de administración y conducir los destinos de la misma.

Además de la cuota de responsabilidad, la condición de asociado a una cooperativa le permite al productor integrarse hacia delante en los mercados, y conocer de cerca el proceso de formación del precio de su producto primario, y eventualmente, influir también en el mismo.

La membresía cooperativa también genera beneficios para el productor en su condición de tambero, toda vez que le permite recibir insumos bajo condiciones especiales, capacitación, asesoramiento e incluso también apoyo para inversiones de infraestructura, como ha sido el caso de los caminos mejorados en zonas rurales.

Por todas estas razones, decimos que para el productor cooperativo hay cosas que están, pero que no se ven, y que deben ser puestas en la balanza a la hora de analizar el funcionamiento de nuestras entidades, todas con más de 50 años de historia.

10 cooperativas socias
2.100.000 de litros de leche/día
2.300 trabajadores
1.000 tambos
14 plantas industriales en el país
25 centros de distribución
135 representantes y distribuidores
20 países clientes de la cooperativa

La representación

Muchos se preguntan si la Junta Intercooperativa representa y defiende a la producción primaria o a la industria láctea. La respuesta es muy fácil, la JIPL representa a ambas etapas de la cadena láctea, y de allí su carácter distintivo. Si al necesario proceso de producción primaria, no se le agrega una eficiente transformación y una adecuada y no siempre sencilla comercialización del producto final, la cadena de la que hablamos se rompe y el principal perjudicado será el productor.

Más arriba señalamos que los asociados tenían la responsabilidad de conducir los destinos de la empresa cooperativa, y este no es un punto menor porque ello significa que deben administrar dinero y bienes que no son propios, que pertenecen al conjunto, y al respecto deben rendir cuentas como mínimo una vez al año en asamblea ordinaria, pero también lo deben hacer en cada acción administrativa, en cada declaración pública o con la representación de la empresa cooperativa en los distintos ámbitos de la sociedad, inclusive en el exterior porque las nuestras marcas cooperativas poseen una fuerte presencia en dicho ámbito.

Para una empresa láctea cooperativa la figura del productor no es la de un mero proveedor de leche, sino que es el objeto final de su actividad, sin importar cuestiones de tamaño o ubicación geográfica.

Este concepto tiene valor desde un punto de vista comercial, pero también es más abarcativo, como lo demuestra el compromiso histórico de las cooperativas con el desarrollo productivo y empresarial de sus asociados.

HISTORIA • La voz del sector cooperativo lácteo

Hace ya 60 años, el 23 de julio de 1954 para ser más precisos, nacía la Junta Intercooperativa de Productores de Leche (JIPL), con el propósito de transformarse en la voz de las cooperativas lácteas de la Argentina, y por su intermedio, del conjunto de productores tamberos asociados a las mismas.

Por aquellos tiempos, la lechería nacional transitaba un proceso de importantes transformaciones, entre las que cabe mencionar las adaptaciones en la estructura industrial, con la puesta en marcha de las primeras plantas de leche en polvo, y la expansión de la producción de leche, que acompañaba el dinamismo del mercado interno argentino y de la exportación, principalmente de manteca y caseína.

Algunos años más tarde comenzó a achicarse la presencia exportadora, producto del cierre de los mercados externos de Europa y Estados Unidos, y nuestro sector se replegó cada vez más hacia el mercado interno, por un período de unas dos décadas, hasta mediados de los años ´90.

Los cambios, vale decir, no eran sólo de tipo sectorial, sino que además se daban a nivel de los sistemas de producción. En tal sentido, cabe mencionar cuestiones tales como la difusión de la mecanización del ordeño, el paulatino aumento del tamaño de los rodeos, y por último, la fuerte competencia de la lechería con la soja, que aún no ha terminado.

Esta breve descripción de algunos de los principales hitos de la historia lechera argentina de las últimas décadas sirve de marco para poner en perspectiva la labor desempeñada por la Junta Intercooperativa en defensa de los intereses de los productores lecheros y de las cooperativas lácteas, sin olvidar nunca la atención del interés general.

Precisamente, el órgano que tuvo a su cargo la difusión de los puntos de vista y los principios cooperativos aplicados al sector lechero fue el periódico La Voz del Tambo, que en sus momentos de apogeo llegó a tener un tiraje superior a los 15.000 ejemplares.

La Voz del Tambo acompañó casi todos los actos relevantes de la vida lechera cooperativa desde el año 1956. Estuvimos presentes en las inauguraciones de modernas plantas industriales, pero también en el modesto pero orgulloso aniversario de una pequeña cooperativa del interior del país.

Pero sobre todo, La Voz del Tambo siempre trató de ofrecer una visión sin estridencias innecesarias y lo más objetiva posible, combinando los puntos de vista de la etapa industrial y primaria, muchas veces ahogadas en una confrontación estéril.

En este contexto de un tiempo a esta parte nuestra entidad decidió discontinuar la publicación de La Voz del Tambo debido, básicamente, a los cambios operados en las comunicaciones y en el acceso del productor a las fuentes de información. Frente a las múltiples ofertas disponibles, pensamos que La Voz del Tambo tenía que adaptarse para mantenerse como la referencia central del discurso cooperativo en el sector lechero.

Y así fue como, comenzamos a desarrollar una página de contenidos web cuyo relanzamiento queremos compartir con ustedes. Sabemos que está aún en una etapa embrionaria, pero también estamos convencidos que en no mucho tiempo podrá convertirse en una referencia clave para los diferentes actores sectoriales, a partir de contenidos de opinión e información que reflejen la realidad y posibilidades del sector lechero nacional.